150 ultimas

x orden alfabetico

ENLACES



+ vistas

Foto PORTADA

Foto PORTADA

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

BMW X3: estirón para conservar su sitio







































Desde 2004, cuando vio la luz, el BMW X3 ha sido uno de los todocamino de referencia y, a pesar de su elevado precio, un auténtico superventas. La llegada de un hermano pequeño, como suele suceder en estos casos, hizo peligrar su reinado, máxime cuando el benjamín nació bien crecidito, con 4,45 metros que en la práctica cundían casi como sus 4,57.










Así las cosas, los padres de la criatura tuvieron que iniciar una terapia de crecimiento para que el coche recuperara su sitio en la gama y, voilà, ahora reaparece con 4,65 metros que lo sitúan justo a mitad de camino entre el X1 y el X5. De los ocho centímetros que gana, cinco han ido a parar al espacio para las piernas en el asiento trasero, uno de los aspectos más negativos del anterior modelo.
La cota de anchura ha crecido muy ligeramente, no lo suficiente de todos modos para que la plaza central -eterna sacrificada- resulte cómoda, y la de altura merma de forma apreciable debido a la caída más pronunciada del techo, aunque sigue siendo suficiente para pasajeros casi de cualquier talla. También permanece la dificultad para entrar y salir de la parte trasera, por la acusada estrechez del umbral.
El estirón del X3 se traduce además en un aumento en la capacidad del maletero, que ahora llega a unos notables 550 litros (70 más). Ante todo, la superficie es más regular y se dispone de más altura hasta la cortinilla que cubre el equipaje, aunque menos hasta el techo.
La terminación reproduce fielmente el estándar de lujo sin alharacas propio de BMW, y en el habitáculo se agradece contar con huecos mayores en los paneles de las puertas para poder descargar los bolsillos. La guantera, sin embargo, peca todavía de pequeña e irregular.

No sólo ha evolucionado el X3 en la parte visible. La suspensión, antes tan dura que resultaba poco confortable aunque propiciaba uncomportamiento excelente, es ahora mucho más leve, de modo que el conductor necesita algunas decenas de kilómetros, y algún paso rápido por curva, para convencerse de que el coche se tiene aunque no lo parezca.
Los ingenieros de la marca de Múnich, en su incesante empeño por sacar más y más potencia de donde ya no parece haberla, han logradoarrancarle 184 caballos al motor 2.0d del nuevo X3. Al volante se tiene la sensación de que el empuje es más uniforme en todo el arco de revoluciones, si bien la capacidad de recuperar velocidad en 6ª se ha resentido por la elección de un desarrollo más largo.
Nada puede reprocharse al todocamino bávaro en insonorización del habitáculo respecto del abundante ruido del motor, pero sí llama la atención en un vehículo de esta categoría que, así pasen las generaciones, la palanca de cambios mantenga su molesta vibración en punto muerto.
El equipamiento del X3 puede completarse ahora con un buen arsenal de soluciones tecnológicas como el proyector de información en el parabrisas, el cambio automático de luces cortas a largas o la visión cenital del coche mediante una cámara trasera y dos laterales.


Conclusión

'Amenazado' por el benjamín de la familia, el X1, ha tenido que crecer para colocarse en el centro justo de la gama de todocaminos de la marca bávara. Mejora también su confort y la dotación tecnológica disponible.


Pedro Urteaga | Madrid el mundo

PRUEBAS | Valoración: 8

BMW X3: estirón para conservar su sitio